Programación de Semana Santa, Cariari

Nuestra Diócesis de Limón, se prepara para vivir una Semana Mayor llena de Fe y esperanza, es por ello que compartimos la programación de la Parroquia Inmaculada Concepción de María de Cariari.

 

Domingo de Ramos 25 de marzo

  • 08:00 am Bendición de Palmas y Santa Misa- Urbanizacion el Llano y parque continuo a la llantera

Lunes Santo 26 de marzo

  • 10:00 am Santa Misa Crismal- Catedral
  • 06:00 pm Rosario de la luz (traer una vela)

Martes Santo 27 de marzo

  • 09:00 am Misa de enfermos
  • 06:30- 08:00 pm Confesiones

Miércoles Santo 28 de marzo

  • 06:30 am Encuentro con Jóvenes
  • 04:00- 08:00 pm Confesiones

Jueves Santo 29 de marzo

  • 06:00 pm- Celebración de la cena Vespertina del Señor

Viernes Santo 30 de marzo 

  • 09:00 am Santo Via Crucis salida de la subasta
  • 06:00 pm celebración de la Pasión del Señor.

Sábado Santo 31 de marzo

  • 06:00 pm Rosario
  • 07:00 Solemne Vigilia Pascual,

Domingo de Resurrección 01 de abril

  • Santa Misa horarios normales

Programación de Semana Santa, Guácimo

Nuestra Diócesis de Limón, se prepara para vivir una Semana Mayor llena de Fe y esperanza, es por ello que compartimos la programación de la Parroquia Inmaculada Concepción de María de Guácimo.

 

Domingo de Ramos 25 de marzo

  • 08:00 am Bendición de Palmas y Santa Misa- Saliendo frente a la casa de Cleto hacia el Templo parroquial
  • 04:00 pm Santa misa

Lunes Santo 26 de marzo

  • 10:00 am Santa Misa Crismal- Catedral
  • 07:00 pm Santa Misa y Reflexión

Martes Santo 27 de marzo

  • 07:00 pm Via Crucis en vivo por las calles del centro parroquial

Miércoles Santo 28 de marzo

  • 10:00 am Santa Misa y unción de enfermos
  • 07:00 pm Santa Misa y Reflexión

Jueves Santo 29 de marzo

  • 07:00 pm- Celebración de la cena Vespertina del Señor, lavatorio de los pies, Adoración eucarística ante el monumento

Viernes Santo 30 de marzo 

  • 09:00 am Santo Via Crucis
  • 05:00 pm celebración de la Pasión del Señor, solemne procesión del Santo Sepulcro

Sábado Santo 31 de marzo

  • 06:00 pm Rosario de la Aurora y reflexión de los dolores de María Santísima
  • 07:00 Solemne Vigilia Pascual, Bendición del fuego nuevo y Cirio Pascual y renovación de las promesas Bautismales (TRANSMISIÓN DE RADIO NUEVA)

Domingo de Resurrección 01 de abril

  • 08:00 am Santa Misa Resurrección del Señor
  • 05:00 pm Santa Misa y clausura del Triduo Pascual

Programación de Semana Santa, La Rita

Nuestra Diócesis de Limón, se prepara para vivir una Semana Mayor llena de Fe y esperanza, es por ello que compartimos la programación de la Parroquia Santa Rita de Casia, la Rita de Pococí

 

Domingo de Ramos 25 de marzo

  • 08:00 am Bendición de Palmas- Saliendo de Guajira hacia el Templo parroquial (TRANSMISIÓN DE RADIO NUEVA)

Lunes Santo 26 de marzo

  • 10:00 am Santa Misa Crismal- Catedral

Martes Santo 27 de marzo

  • 04:00 pm Via Crucis Infantil- Templo Parroquial
  • 06:00 pm Celebración Eucarística

Miércoles Santo 28 de marzo

  • 06:00 pm Via Crucis juvenil- Templo Parroquial

Jueves Santo 29 de marzo

  • 07:00 pm- Eucaristía Vespertina de la cena del Señor
  • Adoración al santísimo en el monumento

Viernes Santo 30 de marzo 

  • 09:00 am Santo Via Crucis Comunitario
  • 03:00 pm celebración de la Pasión del Señor y adoración a la santa Cruz

Sábado Santo 31 de marzo

  • 06:00 pm Solemne vigilia Pascual- Templo Parroquial

Domingo de Resurrección 01 de abril

  • 08:00 pm- 06:00 pm Misas Resurrección del Señor 

Programación de Semana Santa, Catedral de Limón

Nuestra Diócesis de Limón, se prepara para vivir una Semana Mayor llena de Fe y esperanza, es por ello que compartimos la programación de la Parroquia Catedral en Limón centro

 

Domingo de Ramos 25 de marzo

  • 09:45 am Bendición de Palmas- Parque los Baños

Lunes Santo 26 de marzo

  • 09:00 am Santa Misa Crismal- Catedral

Martes Santo 27 de marzo

  • 07:00 pm Via Crucis- Explanada de la Catedral

Miércoles Santo 28 de marzo

  • 07:00 pm Via Crucis juvenil y procesión el Pendimento- Colinas

Jueves Santo 29 de marzo

  • 08:00 am Rezo Solemne de Laudes- Catedral
  • 05:00 pm Celebración Cena vespertina del Señor, Lavatorio de Pies e Institución de la Eucaristía- Catedral
  • 06:00 pm Celebración Eucarística- Pueblo Nuevo, Corales y Villa del Mar
  • 07:00 pm- 12:00 mn Adoración al Santísimo- Catedral

Viernes Santo 30 de marzo 

  • 09:00 am Procesión Meditando el Santo Via Crucis- Parque Vargas
  • 04:00 pm Celebración Litúrgica de la Palabra- Catedral, Pueblo Nuevo, Corales y Villa del Mar
  • 05:30 pm Procesión del Santo Entierro

Sábado Santo 31 de marzo

  • 06:00 pm Solemne vigilia Pascual- Pueblo Nuevo, Corales y Villa del Mar
  • 07:00 pm Solemne vigilia Pascual- Catedral

Domingo de Resurrección 01 de abril

  • Horarios regulares de misa dominical

Meditación del Evangelio

Del santo Evangelio según san Juan 11, 45-56

En aquel tiempo, muchos de los judíos que habían ido a casa de Marta y María, al ver que Jesús había resucitado a Lázaro, creyeron en él. Pero algunos de entre ellos fueron a ver a los fariseos y les contaron lo que había hecho Jesús.

Entonces los sumos sacerdotes y los fariseos convocaron al sanedrín y decían: “¿Qué será bueno hacer? Ese hombre está haciendo muchos prodigios. Si lo dejamos seguir así, todos van a creer en él, van a venir los romanos y destruirán nuestro templo y nuestra nación”.

Pero uno de ellos, llamado Caifás, que era sumo sacerdote aquel año, les dijo: “Ustedes no saben nada. No comprenden que conviene que un solo hombre muera por el pueblo y no que toda la nación perezca”. Sin embargo, esto no lo dijo por sí mismo, sino que, siendo sumo sacerdote aquel año, profetizó que Jesús iba a morir por la nación, y no sólo por la nación, sino también para congregar en la unidad a los hijos de Dios, que estaban dispersos. Por lo tanto, desde aquel día tomaron la decisión de matarlo.

Por esta razón, Jesús ya no andaba públicamente entre los judíos, sino que se retiró a la ciudad de Efraín, en la región contigua al desierto y allí se quedó con sus discípulos.

Se acercaba la Pascua de los judíos y muchos de las regiones circunvecinas llegaron a Jerusalén antes de la Pascua, para purificarse. Buscaban a Jesús en el templo y se decían unos a otros: “¿Qué pasará? ¿No irá a venir para la fiesta?”.

Palabra del Señor.

 

Meditación del Evangelio. 

Con las palabras de Caifás se firma una sentencia, con esas palabras se comienza a ponerle fin a la vida del Maestro, a la vida de nuestro redentor.

¿Cuántas veces Dios nos pedirá que nos ofrezcamos para salvar a otras almas? Quizás eso no pase nunca, pero nosotros tenemos todos los días los medios y la posibilidad de ayudar a Cristo en esto. Con nuestro trabajo cotidiano, con nuestra vida ordinaria, allí en nuestros puestos de trabajo, en el hogar, es cuando Cristo nos pide que seamos fieles, que lo ofrezcamos y lo hagamos de cara a Dios.

Las cosas pequeñas son los momentos para agradar a Dios, los detalles en el trato con las personas que más me cuesta tratar, el servicio abnegado y desinteresado, sin esperar nada a cambio. En ocasiones nuestros grandes sacrificios, nuestro sí a Dios va a ser solo una sonrisa, sí algo así de simple. Dios no nos pide cosas extraordinarias, al contrario, nuestro fin es transformar lo ordinario en extraordinario.

Cada vez que decimos venga tu reino, le pedimos que su reino se haga presente en nuestra vida ordinaria para, de ese modo, transformarla; que nuestros trabajos ya no sean una obligación más, porque,¿qué diferencia tendría con la obligación o la responsabilidad de alguien que lo hace sólo por el dinero, o por vanagloriarse de sus cualidades? La diferencia es que nosotros queremos que el reino de Cristo se haga presente, que sea Cristo el centro, nuestro motor y, desde allí, todo tendrá un color, un sabor especial.

Semana Mayor… Una vez más contemplamos el misterio, contemplamos a Cristo.

Una vez más contemplamos el misterio, contemplamos a Cristo…

A las puertas de conmemorar una vez más la Semana Mayor, podríamos correr el riesgo de que la inmediatez y la cultura de lo fácil nos quieran apartar de la novedad que nos imprime el Evangelio. Cristo que es el mismo ayer, hoy y que siempre (cf. Heb 13,8.) siempre está dispuesto a salvarnos, a caminar junto a nosotros, a ser partícipe de nuestra vida para que la suya inmersa en nuestro quehacer marque pauta de historia de salvación, de manera personal y comunitaria, tal como lo hemos advertido en nuestro IV Plan Diocesano de Pastoral.

Recordamos con todo el corazón estos días santos, pero en esta ocasión con el sólido propósito de que no sea de cualquier manera sino poniendo todo empeño en conocer la voluntad del Señor para con nosotros (cf. Col 1,9) teniendo como certeza adelantada de que su esperanza nunca nos defrauda (cf. Rm 5,5).

Tenemos una nueva oportunidad para vivir en nuestra interioridad y comunidad el verdadero paso de Dios en medio de nuestra historia, nuestra vida, lo que más nos duele y de lo que nos alimenta para poder ser mejores creyentes, más abiertos a su voz, al clamor también de nuestros hermanos menos favorecidos que buscan justamente el favorecimiento de unas manos generosas como las nuestras, apoyados sin duda de la gracia que nos capacita para amar, nos hace capaces de Dios, capaces de entregar la vida a imitación del maestro. No contemplemos de lejos este acontecimiento salvífico, ¡seamos parte de este misterio!

Carlos Gerardo  Salazar. 

El Evangelio es Alegría.

Mensaje de nuestro Obispo, Mons. Javier Román Arias, publicado durante esta mañana en su cuenta de Facebook. 

En este último viernes de Cuaresma les propongo compartir con quién está solo y necesita una palabra de ánimo y compañía. Y que de ese gesto surja una amistad fundada en el dedo sincero del bien del otro. No basta más que una sonrisa para cambiar la vida de alguien. Solo por hoy dejemos de quejarnos y salgamos de nosotros mismos  al encuentro con nuestros  hermanos.

Evangelio del día.

Del santo Evangelio según san Juan 10, 31-42

En aquel tiempo, cuando Jesús terminó de hablar, los judíos cogieron piedras para apedrearlo. Jesús les dijo: “He realizado ante ustedes muchas obras buenas de parte del Padre, ¿por cuál de ellas me quieren apedrear?”.

Le contestaron los judíos: “No te queremos apedrear por ninguna obra buena, sino por blasfemo, porque Tú, no siendo más que un hombre, pretendes ser Dios”. Jesús les replicó: “¿No está escrito en su ley: Yo les he dicho: Ustedes son dioses? Ahora bien, si ahí se llama dioses a quienes fue dirigida la palabra de Dios (y la Escritura no puede equivocarse), ¿cómo es que a mí, a quien el Padre consagró y envió al mundo, me llaman blasfemo porque he dicho: ‘Soy Hijo de Dios’? Si no hago las obras de mi Padre, no me crean. Pero si las hago, aunque no me crean a mí, crean a las obras, para que puedan comprender que el Padre está en mí y yo en el Padre”.Trataron entonces de apoderarse de él, pero se les escapó de las manos.

Luego regresó Jesús al otro lado del Jordán, al lugar donde Juan había bautizado en un principio y se quedó allí. Muchos acudieron a él y decían: “Juan no hizo ningún signo; pero todo lo que Juan decía de éste, era verdad”. Y muchos creyeron en él allí.

Palabra del Señor.

 

Meditación del Evangelio: 

Los judíos ya quieren apedrear a Jesús porque se hace Dios (Evangelio). Le preguntan si es el Mesías; Jesús responde indirectamente, remitiendo al testimonio de sus obras; sólo pueden conocerle los que están abiertos a la fe. Para los judíos blasfema porque se hace Dios. 

No quieren ver la Luz de sus obras; permanecen en la ceguera de su rechazo y de su inmovilismo; su falta de fe les impide ver en las obras de Jesús lo que es más valioso para Dios: la misericordia, el perdón, la liberación de los oprimidos, el amor al prójimo como alma del culto en el Templo.

Jesús se refugia en la orilla del Jordán donde el Bautista bautizó a muchos y donde Jesús inició su vida pública. “Muchos creyeron en Él allí”.

La situación del Profeta Jeremías, perseguido, nos introduce en la persecución a Jesús y en su pasión. La fuerza espiritual de los dos tiene la misma fuente: “el Señor está conmigo como fuerte soldado…porque a Ti encomendé mi causa” (1ª lectura).

El Papa Francisco nos alerta del empeño del Maligno;  no quiere que seamos discípulos de Jesús, ni que nos abramos a su Palabra. Su tentación “tiene tres características y nosotros debemos conocerlas para no caer en la trampa. Primera, la tentación comienza levemente, pero crece, siempre crece; después contagia a otro. Y al final, para tranquilizar el alma, se justifica” ( homilía. 11-4-2014). 

La fuerza para vencer nos viene del Señor, como  a Jeremías y a Jesús: “En el peligro invoqué al Señor y me escuchó…yo te amo, Señor, tú eres mi fortaleza, mi roca, mi alcázar, mi libertador” (Salmo 17).

León Felipe escribe en su poema “Segador esforzado”:

“Y ahora pregunto aquí:¿quién es el último que habla, el sepulturero o el Poeta?; ¿he aprendido a decir Belleza, Luz, Amor y Dios para que me tapen la boca cuando muera con una paletada de tierra?.   No, he venido y estoy aquí, me iré y volveré mil veces en el Viento para crear mi gloria con mi llanto.

Eh Muerte…escucha, yo soy el último que hablo… Y otro día dirán en los libros sagrados: el primer hombre fue de barro, el segundo de masa cruda y el tercero de Pan y Luz . Será un sábado cuando se cumplan las grandes Escrituras…Entre tanto, a trabajar con humildad y sin bravatas, Segador Esforzado”:

Escuchando a Jesús en sus manifestaciones a los judíos prevalecen tres condiciones para conocerle, amarle y seguirle: no tener morada estable, no preocuparse por lo que ya está muerto y no mirar atrás. Él lo hace posible.

Mensaje de la Conferencia Episcopal de Costa Rica

Que todos seamos uno…
 
Nosotros, Obispos de la Conferencia Episcopal de Costa Rica, en el ejercicio de nuestra misión pastoral y de nuestro deber ciudadano, y conscientes de nuestros derechos constitucionales a la luz de la jurisprudencia del Tribunal Supremo de Elecciones, ratificada en la resolución de las 15:20 horas del 31 de enero de 2018 y a pocos días de vivir la segunda ronda electoral para elegir al próximo presidente de la República, compartimos con el Pueblo de Dios estas reflexiones:

 

Descargar (PDF, 239KB)

Evangelio del día.

Lectura del santo evangelio según san Juan (8,51-59):

EN aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos:
«En verdad, en verdad os digo: quien guarda mi palabra no verá la muerte para siempre».
Los judíos le dijeron:
«Ahora vemos claro que estás endemoniado; Abrahán murió, los profetas también, ¿y tú dices: “Quien guarde mi palabra no gustará la muerte para siempre”? ¿Eres tú más que nuestro padre Abrahán, que murió? También los profetas murieron, ¿por quién te tienes?».
Jesús contestó:
«Si yo me glorificara a mí mismo, mi gloria no valdría nada. El que me glorifica es mi Padre, de quien vosotros decís: “Es nuestro Dios”, aunque no lo conocéis. Yo sí lo conozco, y si dijera “No lo conozco” sería, como vosotros, un embustero; pero yo lo conozco y guardo su palabra. Abrahán, vuestro padre, saltaba de gozo pensando ver mi día; lo vio, y se llenó de alegría».
Los judíos le dijeron:
«No tienes todavía cincuenta años, ¿y has visto a Abrahán?».
Jesús les dijo:
«En verdad, en verdad os digo: antes de que Abrahán existiera, yo soy».
Entonces cogieron piedras para tirárselas, pero Jesús se escondió y salió del templo.

Palabra del Señor

 

Meditación del Evangelio.

La controversia con los judíos sube de tono; Jesús les da a conocer la Nueva Alianza mostrándoles su identidad más profunda: “os aseguro, quien guarda mi palabra no sabrá lo que es morir para siempre” (Evangelio) ahora le devuelven a Jesús la acusación que Él acaba de hacerles: ” vemos claro que estás endemoniado”.

Jesús aduce a su favor el testimonio del Padre y del mismo Abraham que se alegró de su venida como pleno cumplimiento de la promesa que Dios le hizo (1ª lectura). Jesús manifiesta abiertamente su condición divina con la misma expresión con la que Dios se reveló a su pueblo en el Sinaí: “yo soy”. Los judíos no sólo no quieren ser discípulos de Jesús sino que se disponen a matarlo. “Jesús se escondió y salió del Templo”.

Jesús es el Hijo   de Dios que existe desde siempre; en este momento del camino hacia la Pascua es bueno que nos preguntemos qué lugar ocupa  en nuestra vida…¿es el Señor al que sigo?; ¿es el Maestro a quien escucho y del que aprendo el sentido de la historia personal y ´del conjunto de las personas?…¿o le considero un personaje del pasado?.

Conocerle es posible si hablo con Él, si le dejo decirme su Palabra en el sosiego de la oración “porque necesito guardar tu Palabra para no saber lo que es morir para siempre. Necesito, Señor, que seas mi confidente, mi amigo, mi compañero de camino; cuando medito tu Palabra me ofreces tu Verdad que me hace libre porque iluminas mis encrucijadas y mi destino; gracias porque me alimentas con tu Palabra y con tu Pan de Vida.

Es cierto que vivo aturdido y acelerado muchos días; pero cuando bajo a la verdad honda de mí mismo, ahí te encuentro. Te confío el pasado, contigo vivo lo que merece la pena en el presente y de Ti, Señor, recibo la Luz que ilumina mi futuro. Tu experiencia Pascual ahuyenta mi angustia por el paso del tiempo y por la certeza de la muerte, en día y hora desconocidos. Si vivo contigo, moriré y resucitaré contigo; es la Misión que te ha encomendado el Padre para que salves a todos los que nos alegramos de tu venida, como Abraham. Ayúdanos a vivir cada día con tus motivaciones…que mi oración personal concuerde con la oración comunitaria que Tú has iniciado: venga a nosotros tu Reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo, amén”.